martes, 30 de agosto de 2016

LA HISTORIA QUE LEEREMOS EL PRIMER DÍA DE CLASE PARA DAR COMIENZO AL CURSO 2016-2017

Como ya tengo por costumbre, cada curso adacémico que comienza me gusta compartir con mis estudiantes alguna historia que les transmita fuerza y determinación para alcanzar sus metas y superar las vicisitudes que se les presenten durante el año.

Siendo este año olímpico, habría sido un buen momento para recordar la inspiradora historia de Derek Redmon con la que innauguramos le curso 2014-2015 (aquí podéis recordarla). 

Nos disponemos, pues, a partir rumbo hacia el nuevo curso 2016-2017 haciendo nuestra la premisa del cambio como ley de vida, tal y como en su día proclamó el fascinante, aunque contradictorio, John Fitzgerald Kennedy: cualquiera que solo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro. Y es, justamente, esa capadidad de adpatación a la condiciones cambiantes, la que nos permitirá alcanzar el éxito del mismo modo que sucede en la historia que he escogido para leer el primer día de clase a mis alumnos: la renovación del águila real americana. 




“El águila real americana es el ave que posee la mayor longevidad de su especie, llega a vivir hasta 70 años. Pero para llegar a esa edad, en el ecuador de su vida tiene que tomar una seria y difícil decisión. 



A los 40 años, sus uñas curvas y flexibles no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta, su pico alargado y puntiagudo comienza a curvarse apuntando contra el pecho peligrosamente, y sus alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas hacen que volar sea una tarea muy complicada. 

Es entonces, cuando el águila tiene que tomar una decisión y sólo tiene dos alternativas: dejarse morir, o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará unos ciento cincuenta días. 


Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido próximo a una pared, donde no necesite volar. Entonces, el águila ya refugiada comenzará a golpear su pico contra la pared hasta conseguir arrancarlo. Una vez amputado, tendrá que esperar a que nazca un nuevo pico con el cual, después, tendrá que arrancar sus viejas uñas. 


Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, será el momento para desprenderse de sus viejas plumas arrancándoselas con su nuevo pico. Después de cinco meses muy duros, el águila real saldrá victorioso ejecutando su famoso vuelo de renovación y entonces dispondrá de 30 años más de vida” 





Os deseo, estimados estudiantes, que voléis alto como esa majestuosa águila sin miedo a que dificultades que puedan surgir frenen vuestro camino al éxito. 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario